0 items / 0.00
Tricotoki

Chocolate a la taza 84 % TANZANIA KOKOA KAMILI

12.00 Coming soon

Image of Chocolate a la taza 84 % TANZANIA KOKOA KAMILI
  • Image of Chocolate a la taza 84 % TANZANIA KOKOA KAMILI
  • Image of Chocolate a la taza 84 % TANZANIA KOKOA KAMILI
  • Image of Chocolate a la taza 84 % TANZANIA KOKOA KAMILI

Los chicos de PUCHERO elaboran sus productos inspirados en los infinitos matices del cacao procedente de distintas partes del mundo, tuestan las semillas, recolectadas y secadas en origen por pequeños productores, para elaborar tabletas de chocolate artesano desde Valladolid. Ellos son Paloma y Marco, una castellana y un italiano que, tras varios años viviendo en Londres, decidieron parar, reflexionar y mirar las cosas con una nueva perspectiva para enfocar nuestro camino.

La versión del «chocolate a la taza» de Puchero. Esto no es cacao en polvo, mejor… Esto es puro chocolate sin atemperar y molido. Ningún aditivo ni espesante.
El resultado es un polvo grueso, fácil de derretir y usar tanto para chocolate a la taza como en repostería.
Formato de 250 g.
Los chicos de Puchero nos comparten sus recetas para preparar el chocolate a la taza en casa:

// Opción 1 //
Leche – 180 gramos
Chocolate rallado – 30 gramos
Nata (mínimo 35% m.g.) – 55 gramos
Esta bebida la podemos preparar directamente en la taza en la que la vayamos a servir.
Calentamos la nata en el microondas hasta que llegue a unos 80/90 grados (justo antes de que llegue a hervir) y lo vertemos encima del chocolate rallado.
Dejamos reposar un minuto y removemos bien para integrar los dos ingredientes.
Añadimos la leche caliente o fría y listo.

// Opción 2 //
Leche – 200g
Chocolate rallado – 35g
Esta bebida es perfecta para preparar varias raciones a la vez.
Calentamos la leche en un cazo y añadimos el chocolate rallado.
Una vez añadido el chocolate caliéntalo hasta que hierva, removiendo continuamente.
Una vez llegue a hervir, apagamos el fuego y esperamos que se enfríe un poco para servirlo.
Calentamos la nata en el microondas hasta que llegue a unos 80/90 grados (justo antes de que llegue a hervir) y lo vertemos encima del chocolate rallado.
Dejamos reposar un minuto y removemos bien para integrar los dos ingredientes.
Añadimos la leche caliente o fría y listo.

// Información extra //
Esta es nuestra receta pero siempre se puede ajustar la cantidad de leche y chocolate al gusto de cada uno.
Las cantidades que ponemos sería para una sola bebida, en el caso de querer hacer más de uno sería tan fácil como duplicar o triplicar la receta.
Una cosa que tenemos que tener en cuenta a la hora de empezar a hacer bebidas con nuestros chocolates bean-to-bar es que no añadimos espesantes ni emulsionantes. La textura final va a depender del chocolate que elijamos para hacerlo.
Los chocolates con un mayor porcentaje de cacao, como el Tanzania 84% serán mas espesos que los que contienen un porcentaje menor como el Ecuador 55%.
En todas estas recetas se puede sustituir la leche y la nata para montar por cualquier bebida vegetal y crema vegetal.

PAÍS > Tanzania
FINCA> Kokoa Kamili
CHOCOLATE > Negro 84%
VARIEDAD > Trinitario, Neo-nacional
INGREDIENTES > Cacao, azúcar
FORMATO > Molido 250g / 1Kg

NOTAS:
Cereza, manzana, ciruela.

84% Chocolate molido negro Tanzania
En el centro de Tanzania, el valle del Kilombero está en la frontera con el parque nacional de la montaña Udzungwa. El suelo y la genética del centro de Tanzania tienen el potencial de producir un cacao muy bueno. Sin embargo, desde hace muchos años el cacao de Tanzania se ha vendido a los exportadores más grandes. Ahora, gracias al enfoque de calidad de Kokoa Kamili, se está produciendo un mejor producto a un mejor precio. Esto mejora sustancialmente los ingresos familiares y el nivel de vida de los agricultores locales. Los agricultores en Kilombero han estado practicando la agricultura orgánica por generaciones, por defecto. El cacao crece en agroforestería a pequeña escala, intercalado con plátanos, maíz y árboles de sombra. La recolección se realiza manualmente, y los granos se fermentan 6 días en cajas de madera, luego se secan al sol en camas africanas.